FÁBRICA DE OXÍGENO

Nace siendo una pequeña parte de un gran movimiento. La firma busca elevar la conciencia ambiental en donde por cada compra que realices, se plantará un árbol. Además, ofrece prendas en tendencia de calidad hecha por creativos mexicanos.

 Con la idea de crear conciencia y aportarles algo positivo a los espacios que Andy Zurita, tanto disfruta, hace dos años fundó Fábrica de Oxígeno, un emprendimiento integral en donde las personas pueden conocer, por medio de una plataforma, sobre las especies de flora y fauna, su conservación y cuidados. Además de motivarlos a lucir prendas en tendencia, mismas que se fabrican con materiales reciclables y sustentables en la gran mayoría de los procesos: desde su creación con textiles precisos hasta su empaque.

 

KOIO

 El calzado de KOIO está hecho a mano en Italia de principio a fin. Cada par pasa por las manos de 42 maestros artesanos antes de que se considere completo, por lo que hasta el más mínimo detalle es impecable. Los zapatos Koio pueden ser casuales, pero ofrecen toda la sofisticación del diseño artesanal italiano. KOIO es high fashion brand, parte de Lusso BRNDS, marcas de lujo accesibles.

 

ANYA HINDMARCH

Anya Hindmarch fundó su marca  Londres en 1987 y desde entonces se ha convertido en algo global. Es  conocida por sus accesorios de lujo obsesionados con la organización como por su innovador trabajo en sostenibilidad y sus divertidos conceptos experienciales.

La creatividad, la artesanía moderna y la personalización se encuentran en el corazón de todo lo que hace Anya Hindmarch. La marca fue pionera en la obsesión moderna por la personalización a partir de 2001 con el lanzamiento de un bolso con fotografías de los clientes. Be A Bag fue revivido y reimaginado en 2021, una época en la que atesorar los momentos especiales se sintió más importante que nunca.

 

Anya Hindmarch está comprometida con la creación responsable y se esfuerza constantemente por innovar para reducir su impacto en la tierra, al mismo tiempo que utiliza su plataforma para impulsar la educación y el debate sobre la sostenibilidad. Prueba de ello son proyectos como I Am A Plastic Bag, lanzado en 2020 para hacer frente a los residuos posconsumo, con cada bolsa elaborada a partir de 32 botellas de plástico recicladas de medio litro. Este fue el resultado de un proyecto de dos años, basado en I'm A Plastic Bag de 2007, que encendió el debate sobre el uso de bolsas de plástico y contribuyó a la decisión de cobrar por las bolsas de plástico en el Reino Unido. En 2021, la marca dio un paso más y lanzó The Universal Bag, una colaboración única con los supermercados para repensar la bolsa de la compra reutilizable, y Return to Nature, una colección de bolsas destinadas a biodegradarse al final de su vida útil, gracias a algunas técnicas pioneras de curtido y acabado del cuero. El trabajo en torno a la sostenibilidad continúa, prestando atención al mantra, "progreso, no perfección".